Nueva entrevista en el Segre: “Estamos estancados en el parchís y la oca”

El pasado domingo 13 de octubre de 2013 en el dominical Lectura del Segre publicaron un reportaje sobre la nueva tendencia en Lleida: los juegos de mesa. Afortunadamente, vemos como poco a poco esta afición resurge en bares y otros lugares públicos como nuestra asociación. En el marco del reportaje, entrevistaron a nuestro socio Miguel, quien habla sobre su gran afición, cómo empezó su amor por los juegos de mesa y opina sobre la situación actual del hobby.

Entrevista a Miquel Llorca, jugador i col·leccionista

Si hacéis click en la imagen podréis leer el texto original en catalán, o sino a continuación, os la transcribimos en castellano.

Entrevista a Miquel Llorca, jugador y coleccionista

“Estamos estancados en el parchís y la oca”

Texto: Lorena Metaute. Foto: Mikel Aristregui
Miquel Llorca ha acumulado centenares de juegos a lo largo de sus 40 años de vida. Los colecciona como joyas, algunos como clásicos y otros por su valor sentimental que tienen. En casa tiene una habitación específica para jugar, que desde hace unos años comparte con sus dos hijos. Sus paredes están reforzadas con estanterías llenas de cajas de juegos con instrucciones escritas en diferentes idiomas y editados en los últimos 25-30 años. A pesar de disponer espacio en casa, no le es suficiente, así que algunos de sus juegos están cedidos a la asociación ALEA (Associació Lleidatana d’Entreteniments Alternatius), donde va siempre que puede a hacer una partida. Es un jugador de élite, que forma parte de un selecto grupo de Catalunya que hace encuentros anuales. Un club en el cual sólo entras si te invitan.
¿Cómo comenzó a jugar?
El primer juego de mesa al que jugué fue un wargame, juegos que representan guerras, a los 16 años, todavía iba a Lestonnac. Delante estaba la tienda Esquirol y tenían juegos de tablero. Un día fuimos con los amigos a comprar un regalo de cumpleaños y cogimos el juego El día más largo, sobre el desembarco de Normandía. El juego costó 1000 pesetas y ahora se compra por 150 euros. Jugamos todos en casa del amigo y nos gustó tanto que acordamos que compraríamos uno cada cumpleaños del grupo.
¿Estrenaba un juego al año?
Tal vez a mí me cogió un poco más fuerte que al resto de amigos y comencé a informarme, buscar otros juegos más complicados, fijándome en el mercado americano de importación.
En aquel entonces no había internet, ¿dónde encontraba la información
Mi familia es de Valencia y de pequeño iba a menudo. Allí descubrí una tienda especializada en juegos y sus propietarios siempre estaban a la última. Entonces, los juegos de importación eran muy caros, ¡llegaban a costar hasta 10.000 pesetas! Me podía comprar uno de esos juegos al año.
¿Qué determina si un juego es bueno o malo?
Eso lo determinan los jugadores. No hay juegos buenos y malos a priori. Además, hay un juego para cada persona y momento, así que si hay alguien que todavía no juega a ninguno es que no lo ha encontrado. Existen de todas las temáticas y tipologías.
Recomiéndenos un juego de cara a una sobremesa de familia y amigos
Recomendaría un juego social y también los fillers, juegos cortos y fáciles, como Los hombres lobo de Castronegro, en el cual un grupo se divide entre ciudadanos y hombres lobo. Entre ellos no saben qué es cada uno, excepto algún jugador que puede descubrirlo. Se divide en dos partes, el día y la noche, cuando se tienen que cerrar los ojos y atacan los lobos. Es muy divertido y hay muchas risas sospechando y acusando a unos y otros.
¿Qué le ha enseñado jugar durante tantos años?
He aprendido muchas cosas. El juego te enseña a tener paciencia, respetar turnos, a desarrollar la inteligencia emocional y dominar el lenguaje no verbal. Por eso me gusta que mi hijo grande muestre interés por los juegos. Eso sí, es recomendable que los niños no jueguen solos. También aprendes a controlarte, a encajar derrotas y también aprendes mucha historia. Si sabes qué pasó realmente tienes más posibilidades de ganar un wargame. A muchos jóvenes de hoy en día les recomendaría jugar porque me he encontrado que no saben ni cuándo ni cómo fue la Primera y la Segunda Guerra Mundial.
¿Cree que hay un repunto de los juegos de tablero?
Más que un repunto, creo que ahora se está abriendo un merca en España, es prácticamente un mercado virgen porque no tenemos por costumbre jugar. Todavía estamos estancados en el parchís y la oca.
¿Qué papel juegan las tecnologías?
Quizás ayuden. Porque hay muchos juegos de tablero que se encuentran también como aplicaciones para móvil. Yo mismo tengo el Ticket to Ride o Aventureros al Tren, y seguramente habrá quien después se lo compre en la tienda.

El reportaje completo lo podéis encontrar a continuación.

Els jocs es tornen a jugar a taula. Els eurogames estan de moda, a més dels jocs de cartes col·leccionables com el Magic, que compta amb jugadors professionals Estem estancats al parxís i l'oca Els jocs de taula afavoreixen la sociabilització i ensenyen a ser pacients i respectar el torn Lleida, el bressol del Jugger a Catalunya

Anuncios

Nos entrevistan en Lectura, el dominical del Segre

El pasado domingo 18 de agosto de 2013 publicaron una entrevista en el dominical Lectura del diario Segre. Nuestro socio Dani explica los orígenes de la asociación, a qué nos dedicamos y cómo vive él su afición a las miniaturas.

Dominical Lectura del Diari Segre. 18.08.2013

Si hacéis clic en la imagen podréis leer la entrevista en catalán, o sino a continuación os la transcribimos en castellano.

A Fondo. Daniel Ríos

“Hacemos simulaciones de batallas con miniaturas”

Texto: Neus Martí Llurba. Foto: Mikel Aristregui

Daniel tiene 28 años y es de Lleida. Es médico, pero su tiempo libre lo dedica a los juegos de estrategia en miniatura, los llamados WarGames. Forma parte de la asociación ALEA (Associació Lleidatana d’Entreteniments Alternatius), en donde se reúne con sus compañeros para llevar a cabo sus batallas.

¿Qué es la asociación ALEA?

Pues nos constituimos hará unos cinco o seis años y nos dedicamos a los juegos de miniaturas, de simulación.

¿Qué son estos juegos?

Son juegos de estrategia. Tenemos unos guerreros y unos tableros y hacemos simulaciones de guerras o de batallas con miniaturas.

¿Se requiere mucha infraestructura para poder jugar?

Bueno, necesitas una mesa, los elementos de escenografía para poder simular bosques, montañas, colinas y todo lo que haga falta. La escenografía es lo que tu imaginación y habilidad te permitan.

Y esta escenografía y las miniaturas, ¿las fabrican ustedes mismos o las compran?

Las miniaturas normalmente se compran, aunque hay mucho trabajo manual también, porque se tiene que montar, pintar, y, a veces, también las puedes variar un poco. Hay un poco de arte en todo esto.

¿Por qué decidieron montar una asociación?

Éramos un grupo de amigos y conocidos que coincidíamos siempre en la tienda Taleia para jugar. Allí había unas mesas e íbamos a jugar, tanto juegos de rol como juegos de estrategia y miniaturas. Pero eventualmente vimos que necesitábamos un sitio donde jugar, con un acceso más próximo y adaptado a nosotros en el que pudiéramos dejar las cosas. Nos pusimos de acuerdo y alquilamos el altillo de la tienda Taleia.

Actualmente, ¿cuánta gente integra la asociación?

Una veintena de personas porque es muy difícil atrapar a las nuevas generaciones. Cuesta mucho competir con los juegos de ordenador y videoconsola, porque la inversión que tienes que hacer y el tiempo que tienes que dedicar muchas veces es muy superior al que le dedicarías a un juego de ordenador, en estos tan solo los enchufas y ya puedes comenzar a jugar. Aquí tienes que montar la miniatura, tienes que pintarla, hace falta quedar con alguien, te tienes que saber las reglas, te las tienes que leer,… es muy diferente.

Y si alguien se quiere venir a jugar, ¿está abierto a todo el mundo?

Sí, nosotros estamos abiertos a todo el mundo. Tenemos un foro donde la gente se puede presentar y puede quedar con nosotros, y si no quien quiera puede venir tranquilamente al local (C/Vallcalent, 9) a pasar la tarde, a jugar o simplemente a echar un vistazo e informarse.

¿Hace falta mucha gente para jugar a estos juegos?

No, normalmente son juegos a los que se puede jugar entre dos personas.

¿Usted cómo entró en este mundo?

Pues a mí siempre me habían gustado este tipo de juegos y cuando tenía 16 años conocí al resto de jugadores de la asociación en la tienda Taleia. Así comenzó todo.

¿Qué es lo que más le gusta de estos juegos?

A mí lo que más me gusta es que no es una actividad que haces tú solo delante de una máquina. Hay una interacción social, porque, por ejemplo, a nivel de Cataluña hay muchos torneos y quedadas y acostumbramos a ir. Esto hace que te relaciones con otros grupos de jugadores, aprendes cosas diferentes de los juegos, etc. Y creo que es bonito.